Psicoanálisis, regulación y tensión. Lo que no queremos ver



Desafíos permanentes ponen en tensión al psicoanálisis frente a diversas regulaciones, que van desde las inexistentes hasta las más restrictivas, ¿a veces necesarias? Distintos contextos, distintas geografías y distintas problemáticas interrogan al psicoanálisis. De la casi inclusión en "pseudociencias" en España, pasando por la casi exclusión por ley en Francia, hasta los psicoanalistas evangélicos en Brasil, un abanico de situaciones nos hace interrogarnos acerca de nuestra posición frente a la ley... jurídica, donde la cuestión de la "validación" no escapa a la temática.



por Silvia Acosta (APA), Carlos Frausino (ILVB/SPBsb) y Juan Pinetta (APA), 23/04/2019, Buenos Aires
/ zeitgeist@lex-press.com.ar

 

Por:
Silvia Acosta (APA - centrodrac@gmail.com)
Carlos Frausino (
ILVB/SPBsb - carlosfrusino@gmail.com ) y
Juan Pinetta (APA - jpinetta@jpinetta.com.ar)

 

En una apacible noche alguien puede, despreocupadamente, conducir su cabriolet por una ancha avenida a velocidad crucero, cortando semáforos de amarillo a rojo, teniendo la certeza de que nada se le atravesará desde alguna perpendicular.

Hasta que la realidad, certera, se lo lleva puesto con un camión acoplado que cortaba semáforos de amarillo a verde. Los semáforos están por algo, y el psicoanálisis ha cruzado muchos amarillos.

Referencia que parece trivial, pero tiene que ver con la realidad en la que está inmersa nuestra praxis, y con la capacidad que tenemos los analistas y las instituciones de palpar la realidad, aprender y aprehender de las experiencias.

Sabemos que los malos momentos, displacenteros, suelen ser sometidos al sótano del olvido, sino a su destrucción (¿total?).

El caso de Francia, donde hace tan solo pocos años se expulsaba por decisión de su Asamblea Nacional al psicoanálisis del tratamiento del autismo, e incluso se sometía a “responsabilidad penal” a los profesionales de la Salud Mental que se opusieren a los “avances científicos”, fue una batalla ganada al final por el psicoanálisis.

No se aprobó. Pero su no aprobación final fue una alarma que, si bien es europea, no debe ser ajena a nuestros continentes.

Sabemos que el psicoanálisis siempre tuvo sus conflictos con la ley, nació producto de ello, como revelación y rebelión. Ex profeso, dejaremos el término ley sin delimitarlo, dejándolo a su libre multivocidad. Pero hay un hecho material irreductible: la “realidad” se impone.

Aún hoy muchos colegas siguen sosteniendo que el involucramiento de nuestras instituciones en cuestiones regulatorias, legislativas y en políticas públicas de Salud Mental no corresponde a nuestra especificidad, ya que estamos más allá de estos poderes.

También algunos afirman que no tenemos que dar cuenta alguna acerca de nuestras prácticas, pues no tenemos porque someternos al poder hegemónico normativizante de las estadísticas, de los diagnósticos ni de los poderes psiquiátrico-médicos, se esgrime.

Es cierto: la nuestra es una ética del “uno a uno”, una praxis imposible de normalizar ya que estamos abocados a la unicidad de lo singularísimo que representa el paciente desde su irreductibe subjetividad e inconsciente.

Se sostiene además que las leyes que aprueben los poderes legislativos no nos afectan en nuestra práctica, como así tampoco las regulaciones vías resoluciones y decretos de los poderes Ejecutivos. Que estamos más allá de eso, que al fin y al cabo, “quién tenga deseo de analizarse advendrá a nosotros a analizarse”, es otra cosa que se escucha también.

Que la realidad de un parlamento francés que casi prohíbe al psicoanálisis atender patologías cuya presentación era autista no es importante, que en el Congreso de la Argentina haya proyectos de ley que dicen qué tipo de terapias hay que financiar para determinadas patologías vinculadas a la Salud Mental (reducidas, claro, a cuestiones neuro-genético-conductuales) tampoco.

Ni que en España haya habido a principio de 2019 un ataque revulsivo contra el psicoanálisis tampoco.

Todo eso no importa, parece.

En una época signada por la rapidez, la imposibilidad de la reflexión mínima, sumada a la lucha cotidiana por la supervivencia, para poder satisfacer necesidades vitales, lo cual nos quita espacio para pensar y otros etcéteras, quienes compartimos este increíble oficio que es el psicoanálisis, estamos de cara a una realidad que ya no podemos desestimar.

El poder de los lobbies, que cuentan con ingentes recursos para gestionar sus intereses ante las diferentes instancias del Estado, delegando por “un vuelto” en expertas voluntades los esfuerzos de lobbying, dejan inermes a quienes no contamos más que con nuestro tiempo, el mismo que otorgamos a nuestros pacientes, los analizantes.

En las últimas semanas, un grupo de psicoanalistas de la Sociedad Española de Psicoanálisis, publicó en la Revista “Temas de Psicoanálisis” un artículo titulado “Sobre el psicoanálisis y las psicoterapias de orientación psicoanalítica”, en la cual, además de enumerar una serie de investigaciones y aproximaciones de orden científico sobre los efectos del psicoanálisis, se realiza un llamamiento a la “regulación de la práctica profesional de la Salud Mental tanto en el ámbito público como en el privado”.

Esto, en medio de ataques directos en España desde el poder como así también de asociaciones en las cuales se afirma que el Psicoanálisis es una “visión puramente filosófica, totalmente ajena a la ciencia […] [que] como terapia nunca ha sido validada”, según APETP, (Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas).

No es la primera vez que esto ocurre, Mario Bunge, filósofo argentino de la ciencia, hace años denostaba a la práctica psicoanalítica, confrontando con el fallecido Gregorio Klimovsky. En Brasil, por ejemplo, en los años treinta del siglo pasado hubo un embate en la Faculta de Medicina de San Pablo acerca de la eficacia del método psicoanalítico entre los grupos de Carlos Pacheco e Silva y Durval Marcondes, este último uno de los pioneros en la difusión del psicoanálisis den Brasil

En la Argentina también hay asociaciones que -encuadradas en discursos diagnósticos DSM que se reflejan en los prospectos de psicofármacos- van en la misma dirección, dirección neuro-genética. Y con efectivas acciones de lobby.

Claramente no es algo nuevo, ya en el primer número de la Revista Argentina de Psicoanálisis Franz Alexander señalaba en 1943 cómo “algunos clínicos ortodoxos y conservadores juzgan estos hechos [el desarrollo psicoanalítico] como una amenaza para los fundamentos tan arduamente adquiridos de la medicina científica y voces autorizadas previenen contra este nuevo “psicologismo” considerado incompatible con la medicina como ciencia natural”.

A la reciente publicación de los colegas españoles Valle Laguna, Rossend Camón, Berta Requejo y Anna Romera se sumó casi al mismo tiempo otra más, esta vez del Observatório Psicoanalítico de de Brasil (Febrapsi), firmado por Wilson Amendoeira (SBPRJ), en la cual plantea idéntica cuestión, en momentos particularmente complejos en Brasil.[1]

Amendoeira plantea que la cuestión de la regulación está en boga desde los años ’70. Convengamos en una cuestión: mientras en la Argentina existe una ley de Salud Mental que exige una formación en Psicología (antes reservada sólo a médicos y psiquiatras) en otros países no, como en Brasil, Perú y Venezuela.

Por ejemplo, en Brasil el Psicoanálisis es un oficio, no está determinada como una profesión, no hay legislación que aborde al psicoanálisis. A pesar de algunas tramitaciones de proyectos de ley en su Congreso Nacional, que tienen como objetivo reglamentar la profesión, éstas no han avanzado.

Esto puede no tener relevancia, ya que quienes estamos en este oficio detentamos -supuestamente- una ética trazada por la intensa formación permanente, la intensa supervisión y un intenso análisis personal. Por lo tanto, estamos ajenos a la regulación de los Estados, pues nuestras instituciones IPA, nos rigen (¡ y no sin conflictos !).

Empero, hay situaciones particulares, distintos contextos y problemáticas. Volviendo a Brasil, Wilson Amendoeira (SBPRJ) menciona que los evangélicos afirman “haber formado 25.000 psicoanalistas”.

Colocando en tensión está problemática, Amendoeira plantea la dificultad de un psicoanálisis regulado por poderes públicos (incluso universitarios), pero define la necesidad de que el psicoanálisis esté presente en todo este proceso de discusión.

En la Argentina, por lo menos desde la APA, se ha formalizado desde hace un tiempo la Comisión de Enlace Legislativo, que tiene un intenso trabajo de puente con diferentes instancias parlamentarias y ejecutivas, intentando entrecruzar ante diferentes propuestas parlamentarias, el discurso y comprehensión psicoanalítica, ante el avance de diversas iniciativas que descartan lo subjetivo a favor de lo biológico. No es la única iniciativa en el esfuerzo de nuestras asociaciones.

Más ligada a la cuestión de la regulación, en el año 2000 se creó en Brasil el “Movimento Articulação das Entidades Psicanalíticas Brasileiras”, por iniciativa de Febrapsi y de varias entidades psicoanalíticas independientes, para debatir la formación de psicoanalistas y el ejercicio del psicoanálisis.

Los principios que fundan y rigen la dinámica del movimiento son la ética de formación y sus postulados freudianos. Así, “Articulação”, una institución de la sociedad civil brasileña, se constituyó también en un espacio de discusión de proposiciones legislativas que tiene como objetivo reglamentar la profesión del psicoanalista. Vale destacar que ningún proyecto logró llegar a sanción.

Otra arista en relación directa a esto tiene que ver con la investigación en Psicoanálisis, algo que se está promoviendo desde la IPA y desde FePAL y varias de sus instituciones asociadas, sumándose a cierta tradición europea y norteamericana. Esto produce cierto resquemor en cuanto a cuáles son las variables, los cánones que deben regir estas investigaciones.

En el caso de Argentina, si bien puede decirse que hasta ahora el psicoanálisis está “protegido”, hay muchas iniciativas que a la larga representan un fuerte embate para el psicoanálisis, en particular con la generación de proyectos reglamentarios que incluyen la validación de prácticas terapéuticas “basadas en la evidencia científica”, las que generan discursos “científicos” que luego son tomados por efectores de políticas públicas en Salud y Salud Mental.

En 2017 las asociaciones APdeBA, APA y EOL emitieron un comunicado advirtiendo acerca de esta iniciativa, ya que se propiciaba, además, la emergencia de prácticas públicas en Salud Mental en desmedro de la subjetividad, a partir de conjuntos de datos estadísticos orientados a la generación de meros protocolos.

Por otra parte, para incrementar la tensión, es interesante señalar la aparición de nuevas prácticas a las que se pretende dar status de psicoterapias y que –incluso- son incluidas en algunas Obras Sociales, con carreras cortas de dos o tres años de duración que no incluyen siquiera la formación clínica ni psicopatológica.

Entonces, se abre otro interrogante: ¿hasta qué punto el psicoanálisis puede realizar una transacción con la llamada ley jurídica/legislativa? A la vez que en algunas geografías la ausencia de regulación estatal permite la proliferación de todo tipo de prácticas que incluso utilizan el rótulo de psicoanálisis sin estar avaladas por el trípode de formación, en otras, la ley puede llegar a establecer obstáculos a nuestra práctica.

En este sentido, cómo evitar esta articulación con la ley jurídica que ¿excede? al psicoanálisis, donde los analistas también nos preguntamos acerca de la dirección de la cura, donde se juegan cuestiones de poder a partir de la propia acción del analista.

¿Podemos evitar las regulaciones? ¿Es posible escapar a éstas? Paradojas de nuestra práctica, pero también de nuestra vida, es que siempre estaremos en transacción permanente con esos aspectos de la realidad que no debemos desestimar, pues aunque lo hagamos igualmente tendrán efecto en nuestra existencia (lo que no hace símbolo, representación, impacta en el soma, incluso institucional). Los psicólogos y los psicoanalistas ya estamos regulados por distintas instancias, así como el trípode de formación, en algunos países se exige un seguro de mala praxis y también una reválida periódica.

El modo, para algunos, es dónde está el punto medio, qué tipo de transacción es posible.

Recordemos, para ir terminando, que en varios países, investigaciones en psicoanálisis (Alemania es un caso emblemático en este sentido) se pudo incluir al psicoanálisis en el nomenclador de terapias financiadas por el sistema de Salud Pública.

En este sentido, vale recordar que Sigmund Freud quería extender el acceso del psicoanálisis a la comunidad más amplia, lo que conlleva en estos tiempos un desafío frente a la licuación de la especificidad del psicoanálisis y los embates de una regulación positivo-cientificista.

Obs.

(*) APA

(**) ILVB/SPBsb

 

 

Referencias con links

Amendoeira, Wilson,  Notas sobre a questão da regulamentação en Observatorio Psicanalítica. Febrapsi. https://www.febrapsi.org/publicacoes/observatorio/observatorio-psicanalitico-902019/

Aymeric Philonenko, Nicolás Rabain; Psicoanálisis, autismo y política. En Revista Topia. https://www.topia.com.ar/articulos/psicoanalisis-autismo-y-politica-voto-del-8-diciembre-2016-francia

Machado, Ana Paula Terra Sobre a regulamentação da profissão de psicanalista. https://www.febrapsi.org/quem-somos/articulacao/

Valle Laguna, Rossend Camón, Berta Requejo y Anna Romera ; http://www.temasdepsicoanalisis.org/2019/02/05/sobre-el-psicoanalisis-y-las-psicoterapias-de-orientacion-psicoanalitica/


Warning: mysql_num_rows() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 294

Warning: mysql_free_result() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 324

Cursos WiPsy

Warning: mysql_num_rows() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 352
Sin cursos disponible

Warning: mysql_free_result() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 398
Cursos WiPsy

Warning: mysql_num_rows() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 424
Sin cursos disponible

Warning: mysql_free_result() expects parameter 1 to be resource, boolean given in /www/lex-press.com.ar/htdocs/Zeitgeist/acz.php on line 464